Nombre / latín:

Beta vulgaris var. cicla.

Origen.

La acelga es un vegetal de la familia de las Amarantáceas, como las espinacas o la remolacha, originaria de Europa y África, zonas templadas del Mediterráneo, aunque se ha extendido su cultivo en países como Asia y América, donde además se están recuperando algunas variedades de acelgas de color que se conocen desde el siglo XVI. Los países que encabezan el cultivo de acelgas son España, Italia, Alemania, Bélgica, Holanda, Estados Unidos y Canadá.

Variedades:

Las más conocidas son:

Amarilla de Lyon, de hojas grandes, verdes y onduladas, con pencas blancas y bien anchas.

• La Bressane, de hojas más rizadas, color verde más oscuro y pencas blancas y anchas.

La variedad francesa Carde Blanche que aunque son menos habituales las variedades coloreadas, rojas, naranjas o amarillas se empiezan a ver en nuestras huertas.

Ginebra, Rey de invierno o Lucullus, de color verde amarillo y de hojas rizadas.

Ruby, Borgoña, Arco iris, con pencas gruesas y de color rojizo.

Valor nutricional y propiedades:

La acelga es una verdura muy imprescindible en una dieta de adelgazamiento, ya que resulta muy poco energética. Más del 90% de su peso es agua y proporciona en torno a las 25 kcal. por 100 gramos. También es rica en vitaminas y minerales como los folatos, beta caroteno, potasio, magnesio, sodio, calcio, hierro, yodo…y en Especial en Vitamina A, muy importante para mantener una piel sana, una buena visión, un cabello saludable, el sistema esquelético y el inmunológico. La Vitamina A también posee propiedades antioxidantes, por lo que nos protege ante los radicales libres, las infecciones y las enfermedades degenerativas.

 

Que hacer con las Acelgas.

Tenga en cuenta que las hojas verdes y finas se cuecen antes (necesitan la mitad del tiempo de cocción que las pencas). Por ello se aconseja cocinarlas en dos partes, y así se evita que las hojas queden demasiado cocidas y blandas.

Seguro que todos conocéis muchas recetas de cocina para hacer las acelgas, se pueden consumir en crudo en ensaladas aprovechando más sus nutrientes, sobre todo si son bien frescas. Es muy habitual prepararlas hervidas o cocinadas al vapor, como otras verduras, acompañadas de patatas, zanahorias, cebolla… resultan muy sabrosas rehogadas o fritas, rebozadas, y como parte de distintos rellenos y/o acompañamiento de pescados y carnes. Hay que tener en cuenta que las pencas necesitan más tiempo de cocción, así que dependiendo de la receta que se quiera elaborar, convendrá cocinarlas por separado.

Cómo conservarlas:

Las acelgas debemos comprarlas bien frescas, con las hojas tersas y brillantes y las pencas crujientes y duras. Son muy perecederas, deben conservarse en el frigorífico pero no más de dos o tres días.
Si se compra fresca y se desea congelar, se ha de escaldar previamente durante 2 o 3 minutos en agua hirviendo.

Su mejor temporada.

La acelga es una verdura de invierno, aunque la podemos encontrar todo el año en el mercado

Curiosidades:

• Cocida se utiliza como complemento dietético en caso de enfermedades hepáticas o de las vías biliares (hígado o vesícula perezosos, insuficiencia hepática).

• Aun que la acelga es originaria de las zonas costeras de Europa, fueron los árabes quienes iniciaron su cultivo, más o menos en el año 600a.C.

A %d blogueros les gusta esto: