Nombre / latín

Hinojo / Foeniculum vulgare

Descripción

El hinojo pertenece a la familia de las Umbelíferas, también denominadas Apiáceas. La familia incluye alrededor de 250 géneros y más de 2.500 especies; la mayoría son plantas propias de las estaciones frías. Se reconocen por su abundante contenido en sustancias aromáticas, muy marcado en el hinojo, y son las semillas las que contienen los aceites esenciales responsables de su aroma y sabor.

La parte comestible es el bulbo que crece a ras de suelo y suele tener un diámetro de 10 a 15 centímetros. Su sabor es parecido al del apio, aunque con un gusto anisado más marcado y muy aromático, sobre todo si se come crudo. Se usa como condimento aromático y por sus propiedades medicinales.

Origen

El hinojo dulce que se consume hoy en día como hortaliza es una variedad del hinojo común o silvestre. La planta se considera nativa de la cuenca mediterránea aunque crece silvestre en la mayor parte del continente europeo.

A lo largo de la historia, se han encontrado menciones del hinojo en los papiros egipcios con indicaciones medicinales. En la literatura griega y latina se hace referencia a las ramas de hinojo que se colocaban en las puertas de las casas con el fin de ahuyentar a los espíritus. Parece ser que fueron los romanos quienes comenzaron a utilizarlo como alimento; con sus semillas aromatizaban sus salsas de carne y los brotes frescos los consumían crudos.

Variedades

Los nombres de algunas de las variedades más cultivadas son:

Argo: muy precoz, bulbo grueso, blanco, redondo y prieto. 

Carmo: bulbo firme, liso, color blanco puro de forma redonda.

Hinojo de Florencia: también se le conoce como hinojo dulce, es propio de la primavera y se cultiva en el sur de Europa.

Genio: bulbo muy redondo y firme de calibre medio.

Pollux: bulbo de excelente presentación, muy redondeado y de gran calibre.

Otros: Tiber, Romanesco, etc.

Las diferentes variedades de hinojo se pueden clasificar también según la forma del bulbo en variedades estrechas y alargadas o redondas y casi esféricas. Todas ellas presentan un sabor similar.

Valor nutricional y propiedades

La variedad y cantidad vitamínica es discreta y sobresalen en su composición los folatos, la vitamina B3 y la provitamina A, aunque en menor cantidad que en la mayoría de las verduras. Además del potasio, el mineral más abundante con diferencia, el hinojo también contiene humildes cantidades de fósforo, calcio y magnesio. En la composición del hinojo abunda un aceite etéreo, el anetol, que se le atribuye la acción digestiva y carminativa del hinojo.

El hinojo es ideal para utilizarlo en los menús de quienes siguen dietas de adelgazamiento. Además, por su abundante contenido en fibra produce saciedad, de manera que se reduce el apetito, lo que resulta muy útil en estos casos.

Por su elevado contenido de fibra favorece el tránsito intestinal, por lo que el consumo de hinojo previene o mejora el estreñimiento. Asimismo, a la fibra se le atribuyen otras propiedades. Ayuda a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes.

Además, el hinojo tiene un suave efecto diurético, favorece la producción y eliminación de orina y de las sustancias que en ella van disueltas gracias a su elevado contenido en agua y en potasio. Su consumo puede ser útil para quienes padecen hipertensión, retención de líquidos, hiperuricemia, gota o artritis… .

Usos culinarios

El hinojo resulta ideal crudo en las ensaladas, sobre todo si se aprovechan los bulbos tiernos y las vainas blancas, gruesas y carnosas que componen la penca. Así se le da al plato un agradable toque anisado, aunque admite las mismas aplicaciones que otras hortalizas (hervido, al vapor, como ingrediente de estofados de carnes o pescados, combinado con legumbres, arroces o pastas…). Al vapor o hervido como cualquier otra verdura, el hinojo resulta sabroso y combina muy bien con patatas, como ingrediente de los purés, con una bechamel o una salsa de queso ligera.

Bien picadito se usa a modo de condimento en numerosas recetas con el fin de hacer los platos más fáciles de digerir.

Cómo conservar

Con el fin de que se mantenga fresco y crujiente conviene guardarlo en una bolsa de papel o de plástico perforada dentro del frigorífico.

Su mejor temporada

El hinojo es una hortaliza que podemos consumir de temporada, desde finales del otoño hasta mediados de la primavera.

Curiosidades

Las semillas aromáticas de esta planta se aprovechan como especia que se puede añadir a distintos platos para que resulten más digestivos. Con ellas también se puede preparar una infusión que combate diversos trastornos digestivos. Por su acción eficaz y su sabor suave, resulta muy indicada para administrar a niños y bebés aquejados de molestias intestinales, cólicos, flatulencias, o para estimularles el apetito. Para ello basta con añadir unas gotas de una infusión sencilla de hinojo en el biberón. La infusión de hinojo es asimismo un buen recurso natural para facilitar la evacuación y combatir el estreñimiento. Esta planta también es aliada de la mujer embarazada por su eficacia para disipar las náuseas y el mareo durante la gestación.

Para aprovechar sus virtudes carminativas, cuando se tienen problemas de gases y el vientre pesado, se puede tomar infusión de hinojo solo o combinada con otras plantas como anís verde, manzanilla, alcaravea, etc.

A %d blogueros les gusta esto: