Nombre / latín

Romanesco (Brassica Oleracea)

Descripción.

Es un híbrido del brécol y de la coliflor y viene de la familia de las brasicáceas.  Una de sus más llamativas características es que presenta geometría fractal en su estructura. La cantidad de inflorescencias que compone el brecol romanesco es un número Fibonacci.

Lo que nos comemos de esta familia es el pedúnculo de una flor. Lo que ocurre es que el crecimiento de este pedúnculo no se detiene y se prolonga casi indefinidamente creándose lo que todos conocemos.

El romanesco tiene un aspecto extraordinario. Verde lima y con los pedúnculos creciendo de forma cónica y fractal. Esto lo hace muy vistoso a la hora de preparar cualquier receta con él.

Origen.

El romanesco fue documentado inicialmente en Italia en el siglo XVI . En España, el romanesco se empezó a conocer a partir de los años 80.

Valor nutricional y propiedades

El romanesco tienen unas propiedades alimenticias muy buenas. A pesar de tener una buena cantidad de fibra esto no lo hace especialmente rico en esto, de hecho es muy rico en pectinas por lo que sirven para hacer purés extraordinariamente finos y cremosos.

Además tiene mucho contenido en vitamina C, ácido fólico y en minerales como el potasio y el fósforo.

Ah, y además es el menos flatulento de la familia, por lo que se digiere bastante mejor que la coliflor.

Que hacer con el Romanesco

 

Lo primero que podemos hacer con ella es probarla tal cual, cruda. Primero se lava bien, incluso dejándola en un breve remojo. Cruda, además de brindar más nutrientes, resulta más digestible.

Se puede preparar en ensaladas, como crudités acompañada de otras verduras y salsas para mojar. También se puede añadir con el mismo fin a sopas de miso, caldos y cremas al ir a servirlos.

Al vapor, estofada, al papillote o salteado son opciones muy adecuadas para su cocción, y de hecho suelen ser las más frecuentes. Si se quieren texturas firmes bastan 10 minutos, y  para dejarla tierna harán falta unos 20 a 30 minutos.

La forma, independientemente la técnica que usemos es: limpiarlo de las hojas de la base y separar los ramilletes. Limpiamos y utilizamos como queramos.

Cómo conservarlas

En nevera no es necesario que esté en bolsa.

Su mejor temporada

El romanesco está en los mercados desde septiembre a abril.

 

A %d blogueros les gusta esto: