Nombre / latín

Brassica Oleracea var. Gemmifera

Descripción.

Las coles de Bruselas, pertenecen a la familia de las Crucíferas, igual que el brócoli o la coliflor. En algunos lugares también se las conoce a las coles de Bruselas con el nombre de repollitos.

Las coles se caracterizado por su pequeño diámetro (generalmente de 2.5-4 cm de diámetro) que se asemejan a unas diminutas coles. Son brotes que aparecen del tallo de la planta y se recolectan cuando tienen una textura firme y un color verde intenso (también existen de colores rojo y/o morado). El centro suele ser de color amarillo. El sabor es generalmente algo dulzón y con un final ligeramente amargo.

Origen.

El nombre se debe a su lugar originario de cultivo, no porque sean popular en Bruselas. Esta planta es relativamente reciente, ya que aparecen las primeras descripciones de ella,  a inicios del siglo XIX, aproximadamente en 1821 en las cercanías de Bruselas, el nombre vulgar era «Choux de Bruxelle.

Valor nutricional y propiedades.

Tiene un alto contenido en Vitamina A y C y ácido fólico. De cada 100 gramos de coles, casi el 90% es agua. Tiene unos 4 gramos de carbohidratos, 3.5 g de proteína vegetal y 1.5 de grasa. Cada 100 gramos de coles nos aportan casi 4 gramos de fibra.
Además también contienen vitamina E, niacina o B3, riboflavina o B2, piridixina o B6, tiamina o B1, ácido fólico o B9 y carotenos. De los minerales resaltamos su contenido en potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro, zinc, yodo y selenio. También se debe resaltar su contenido en fitoquímicos con compuestos azufrados (glucosinolatos).
Y a todo esto hay que comentar que las coles tan solo aportan ¡45 kcal por cada 100 gramos!

 

Que hacer con las Acelgas.

Normalmente se preparan hervidas en agua y van bien de acompañamiento con carnes, salchichas, con tacos de jamón… incluso con pescados. Siempre ha habido debate para decidir cual es la mejor forma de cocinarlo ya que existen muchas recetas caseras para evitar ese olor desagradable de todas las coles al cocerlas, un truco es cocinarlos salteados en la sartén.

El método más utilizado para preparar las coles de Bruselas es primero hacer un par de cortes en forma de cruz con el cuchillo en la base de cada una, luego se desechan las primeras hojas de la col que por el corte en cruz se suelen caer. Se cree que al ser cortadas con  la cruz se cuecen antes pero otros cocineros dicen, que lo que se consigue es que se reparta el aroma de la col por toda la col durante el cocinado.

 

Cómo conservarlas.

La coles de Bruselas aguantan bien en la nevera una semana e incluso algunas veces hasta dos semanas si se guardan sin lavar y dentro de una bolsa de plástico perforada.

Si queremos congelarlas lo mejor es cortarles el tallo para dejarlas totalmente redondas. Se blanquean en agua hirviendo 3 minutos con un poco de sal y al acabar el tiempo las dejaremos enfriar en agua con hielos, cuando las tengamos bien secas meterlas en una bolsa de congelar y ¡listo!.

Su mejor temporada.

Las coles de Bruselas son una verdura de temporada de otoño y de invierno, mas o menos desde octubre hasta diciembre.

 

A %d blogueros les gusta esto: